martes, 9 de febrero de 2010

Naturalmente...


Dudas, temores, sueños encontrados que me hacen saltar de la cama, locuras que vuelan por mi mente, pero algo claro, un objetivo.

Salgo, me distraigo, río, lloro…pero siempre la sin razón por mi mente viajando.

Te llamo, me llamas, descuelgo…pero algo siempre al final de cada frase, mi rencor.

¿Qué si tengo inquietudes? Ya sí, antes podría vivir sin pensar en el mañana, pero hoy por hoy sólo existe el mañana. Un mañana que cada vez más me obsesiona y hace que mi otra vida se quede aparcada en aquella plaza llena de tíos alucinantes esperando.

Naturalmente, así soy yo. Variable como el viento, nada seguro, nada inquieto, nada de nada. Blanco o Negro, odio la gama de grises, o me quieres o no me quieres.

Feliz por muchos sentidos, ansioso por otros esperando una mirada excitante; no hay prisa, tengo el tiempo controlado, lo tengo todo “calculado”.

Llámame esta noche, llámame si realmente te apetece.

Tribunal, Bilbao, Alonso... ¿Qué prefieres?, di la verdad, yo puedo ceder hasta cierto punto, lo que no admito es la “no” personalidad; (me da igual, lo que tu quieras…) así vamos mal.

Naturalmente, así soy yo. Cambiante sin razón, cambiante escuchando siempre a mi corazón. La razón la dejo aparcada en la plaza donde esperan esos chicos musculosos sin neuronas.

Simplemente, concentrado en mis objetivos.

1 comentario: